Januká

Introducción


La festividad de las luminarias se festeja durante 8 días desde el 25 de Kislev hasta el 3 de Tevet, para destacar la victoria de Iehuda el Macabeo y sus soldados sobre los griegos y los helenistas y para recordar la purificación del templo y su apertura en 25 de Kislev del ano 164 A.E.C.

La victoria de los Macabeos trajo consigo la soberanía a la tierra de Iehuda, deja de estar bajo el mando de extranos, se anularon los decretos de Antioko el cuarto, sobre los judíos (prohibición de cuidar el Shabat, prohibición de la circuncisión y etc), y la renovación del trabajo en el Templo y el establecimiento de un estado judío soberano.

El 25 de Kislev, cuando los macabeos entraron en el Santuario profanado, no pudieron encender las velas del candelabro del Templo, pues no encontraron aceite puro - los griegos impurificaron todos los aceites. Se encontró un frasco de aceite que yacía intacto e inviolado con el sello del Sumo Sacerdote, y alcanzaba para un solo día. Pero entonces sucedió un milagro y el aceite ardió durante 8 días. La fuente del nombre "januca" quiere decir la apertura del altar. Hay quienes explican Januca - janu ka - descansaron el 25 : los macabeos y sus soldados descansaron el 25 de kislev luego de su triunfo.


La guerra de los Jashmonaim


La guerra de los Macabeos era sobre la base espiritual. No era una lucha física con la voluntad de gobernar, sino una lucha por mantener una vida judía integra y despojarse de todo mandato de un gobierno extraño. En recuerdo del milagro del frasco de aceite, que simboliza la faceta espiritual de la fiesta, encendemos las velas de Januca. En la oración "Al anisim" agradecemos por el triunfo: "En los días de Matitiahu, hijo de Iojanan el Sumo Sacerdote Jashmoneo y de sus hijos, se irguió el malvado imperio de los helenistas contra tu pueblo de Israel, para hacerlos olvidar de tu Torá y transgredir tus Mandamientos. Tú con tu gran misericordia, estuviste a su lado en horas de aflicción, obstaculizaste su lucha, defendiste su derecho, entregaste a los fuertes en manos de los débiles, los numerosos en manos de una reducida minoría, los impuros a los puros, los malos a los justos, los frívolos a los que cumplían la Torá. Firmaste en todo el mundo con tu magna reputación, dando a tu pueblo salvación y libertad duradera hasta hoy día. Luego vinieron tus fieles al recinto de tu casa, se instalaron en tu santuario, purificaron tu templo y encendieron las luces de tus patios sagrados, determinando estos ocho días de Janucá para brindarle las gracias y alabanzas a tu gran nombre".

La batalla comenzó en el poblado de Modiin, de allí salieron hacia el monte de Gofna Matitiahu y sus hijos, Iojanan, Shimon, Iehuda, Eleazar y Ionatan y a ellos se les unió una pequena banda de judíos al llamado de Matitiahu, los cuales salieron victoriosos de la rebelión. Los soldados de los Jashmonaim que eran pocos y estaban pobremente armados, lucharon contra el ejército poderoso Sirio - Griego, que estaba entrenado y con muchas provisiones, y tuvieron una gran victoria que purificó a Jerusalem y al Templo.

 

Las leyes de la fiesta y sus costumbres


*Material elaborado por la central pedagogica Nitzan de Chile

Los preceptos de Januca son: encender las velas, pronunciar Halel y "Al anisim".

El encendido de las velas: En la primer noche se enciende una vela y en cada noche posterior se van agregando de a una del lado izquierdo. Se encienden de izquierda a derecha, comenzando por la vela agregada.

Lo fundamental del precepto del encendido es: expansión del milagro. Es por eso que se deben colocar las velas en un lugar de vista al público. Es conveniente encenderlas luego de la salida de las estrellas, cuando muchos aún están en las calles. También el número de velas que encendemos - va aumentando cada día - para mostrarnos la fuerza del milagro, que iba creciendo día a día: el aceite que debía alcanzar solo para un día seguía ardiendo día tras otro. Por este motivo, "Estas velas son sagradas todos los ocho días de Januca, no está permitido hacer cualquier uso con ellas, sólo mirarlas con el fin de poder agradecer", y expandir el milagro. Es por eso que se agregan a las velas un "shamash" - una vela adicional - con la cual encendemos las demás velas.

Lugar del encendido: Hay quienes colocan la janukia en el umbral de la entrada de la casa del lado izquierdo. Otros lo hacen en la ventana que está dirigida hacia la vía publica para que sea vista por la gente.

Con qué se enciende? Es preferible encender con aceite de oliva, en recuerdo del milagro pero también es posible hacerlo con velas de cera.

Las bendiciones: el primer día se bendicen tres bendiciones: la primera bendición: "Bendito eres tú, H' rey del universo, que nos consagró con sus Mandamientos y nos ordenó de encender la luz de Januca". La segunda bendición: "Bendito eres tú....que hizo milagros a favor de nuestros padre en esos días en este mismo período". La tercer bendición: "Bendito eres tú.... que nos conservó y nos protegió y nos hizo alcanzar este período". Los siete días siguientes se bendice solamente las primeras dos bendiciones. Se recita la oración de "Anerot halalu" y se recita el conocido poema "Maoz tzur ieshuati". Cada estrofa de este poema comienza con una letra del nombre del compositor, Mordejai, y relata distintos eventos de la historia del pueblo judío en el cual se salvaron de manos enemigas.

Las oraciones de la fiesta

Halel: en los ocho días de la fiesta se recita el Halel (una oración de agradecimiento que se recita en festividades y en días que fueron fijados como recuerdo a acontecimientos centrales en la vida de la nación).

"Al hanisim": en las oraciones del día y en la bendición de la comida se agrega una porción que describe el milagro de la victoria.

Las costumbres de la fiesta en las diferentes comunidades de Israel

Dmei januca: en los países occidentales se acostumbra a entregar a los ninos dinero de Januca y regalos, por la influencia de los regalos que recibían los ninos cristianos en este período del ano, que comúnmente caía junto con las Navidades Cristianas.

 

Los juegos con el trompo (Sevivon): sobre el juego del trompo se comenta que en el período que los griegos prohibieron a los judíos estudiar Torá, tuvieron que hacerlo a escondidas y cuando los griegos se acercaban escondían los libros de estudio y jugaban con el trompo. Sobre el trompo está escrito en los cuatro lados nes gadol aia po - un gran milagro aconteció acá (en la tierra de Israel) y en la Diáspora nes gadol aia sham (allí).

Hay quienes cometan que el trompo simboliza específicamente la historia del pueblo de Israel. Así como el trompo la vueltas sobre una sola pata, se cae y nuevamente se levanta y da vueltas, así es el destino del pueblo de Israel durante su Diáspora: da vueltas de tierra en tierra, lo mortifican, lo amargan e intentan exterminarlo, y luego de cada derrumbamiento se levanta nuevamente.

Buñuelos y bolas de fraile (Sufganiot): se acostumbra a preparar todo tipo de comidas fritadas en aceite, en recuerdo al milagro del frasco de aceite. En algunas comunidades se acostumbra a realizar un banquete festivo.

"La quemadura de Antiojus" se preparaba un banquete especial para los niños de las comunidades sefaradies.

 

Un milagro que debe renovarse


Por el Rabino Dr Mordejai Maarabi


Al hablar de nuestras festividades, un espíritu de solemnidad nos invade, generalmente. Es mas: la preparación, ya sea de nuestro hogar y de nuestras personas para vivenciarlas, nos hace respirar un aire diferente. Algo asi como que todo lo demas pasa a un segundo plano de importancia, y esperamos ese o esos dias para alcanzar lo que, a veces, nos parece muy lejano: el sentido por nuestras personas, nuestras familias, nuestras cosas mas queridas... Porque las festividades promueven un reencuentro, un re-dimensionamiento de nuestras vidas, en todos sus sentidos. Y estoy resaltando el valor social de las mismas, mas alla de todo el entorno "religioso-tradicional" que las envuelve.

Somos un pueblo que recorre la historia. Somos testigos de una humanidad. Somos el reflejo del quehacer diario de todos los seres humanos. Celebramos y sufrimos, ni mas ni menos que los otros. Pero tenemos un imperativo: "No olvidar", o si lo queremos: "Recordar". Ser memoria permanente de hechos, situaciones, angustias y exitos que nos han formado como pueblo, como testigos de sucesos que no pueden pasar por alto nuestras vidas, nuestros meses, nuestros dias...

Hoy el imperativo tiene nombre propio otra vez: Januca. "Fiesta de la Inauguracion", "Fiesta de las Luminarias", "Fiesta de la libertad", "Fiesta"... Una connotacion belica: la victoria frente a los griegos; otra connotacion humana: inaugurar los servicios religiosos del Templo de Jerusalem. Y una connotacion que emerge de ambas: el milagro del aceite...

¿Como alcanzar la sintesis? ¿Como explicarnos hoy, a casi 2.200 anos, los eventos que suenan tan lejanos? ¿Acaso somos nostalgicos? ¿O acaso romanticos?

No. No son sucesos lejanos. Una guerra, una confrontacion, una pelea, es tema de actualidad. Lo sofisticado son los medios. Los fines casi son identicos. Y en la guerra encontramos al dominante, cruel, sanguinario, exterminador, y al dominado, en franca minoria por subsistir... Tal cual la epopeya de los Macabeos, que recuerda su guerra contra el invasor-exterminador-depredador imperio griego. Pero la guerra no debe ser el fin mismo. Poco hubieramos soportado el enfrentamiento belico ("¿Alanetzaj Tojal Jerev?" ‘ ¿Acaso siempre viviras por la espada?’) La espada debe ser limitada en su accionar...

Como tampoco es lejano, el reabrir las puertas de una Sinagoga, definida por el profeta Iejezkel como "Mikdash Meat", esto es "un Santuario Menor", en clara alusion a la majestuosidad del Santuario de Jerusalem, destruido una y otra vez por babilonios y romanos. Aguardamos la restauracion del mismo, como simbolo de unificacion del pueblo judio, pero a traves de los siglos a Januca, es decir a la renovacion de nuestra fe, en la apertura de una sinagoga "Mikdash Meat"...

Pero el milagro... Ese milagro, nes, en hebreo, que significa "bandera", "estandarte", a traves del aceite, "shemen", en hebreo, no es lo habitual. No todos los dias asistimos a un milagro, y mucho menos a uno que este ligado al aceite = luz. El milagro de la luz es unico, y ¡cuan dificil es mantenerlo! Asi como en los dias de Januca no habia aceite (puro) suficiente sino para un solo dia, quiso la Providencia que esa luz se extendiera por siete dias mas, es decir un total de ocho dias... Y acaso, ¿es tan relevante dicho episodio, nos preguntamos?

En estos dias, en este siglo donde cientificamente hemos logrado medir la velocidad de la luz, casi nos parece ridiculo... Pero esa luz de Januca, nada tiene que ver con la electricidad. Es y fue la luz espiritual la que quedo encendida, para que nosotros, las generaciones venideras sepamos valorar su efecto, su irradiacion atemporal, su luminosidad eterna. Pues la luz de ese aceite es y fue la luz, or, ese "or" que proviene de los seis dias de la Creacion... Un or haganuz, una luz especialmente reservada...

Januca se transforma asi en un pequeno milagro que va creciendo mientras la luz supere a la oscuridad, a la confusion, al autoritarismo, a la mutilacion...

"Hanerot halalu anu madlikim al HaNisim...", "estas luces nosotros encendemos por los milagros...", esta es la ecuacion: por cada luz, un milagro; por cada milagro, una nueva cuota de luminosidad... Si supieramos comprender el mensaje podriamos transformar cada dia, cada siglo y cada era a la minima y primera expresion de la obra de la Creacion: "Y dijo Elokim: ¡que sea la luz! ¡Y fue la luz!"

Januca nos invita en sus ocho dias festivos a que encendamos, dia a dia, noche a noche, una pequena vela. Pero en forma gradual. Agregando cada dia, asi como lo disponia la escuela de Hilel. No debemos encenderlas todas juntas. Como queriendonos insinuar la tradicion: iluminar, si; encandilar, no. Iluminar para ver, para redescubrir el milagro de la vida, para expresar las gracias (toda-korban) por el merito de ser artifices de un destino; iluminar para sacudir del letargo a aquellos que siempre apostaron al oscurantismo medieval y a la profunda noche de los pueblos, de las personas...

Porque si Januca pierde su capacidad de milagro, habra perdido su sentido. Porque sus ocho dias bien podrian ser en la metafora: ocho decadas en la vida de una persona, contando cada etapa con su propia luz, y con su propio milagro de existencia.

De ahi el mandato de nuestros maestros: "Mitzvat januca ner ish ubeito", dice una opinion que uno debe encender por el y su familia; mas otra opinion sugiere: "Ner lecol ejad veejad", es decir, que "cada uno encienda su propia luz = vela". Hay eleccion, hay posibilidades, pero algo no podemos dejar de hacer: encender, iluminar, recrear el milagro de estar vivos y agradecerlo sumando luz, amor e intensidad...

¡Jag Sameaj!

 


 

Escribir comentario

Comentarios: 2
  • #1

    Betzalel (jueves, 23 diciembre 2010 17:12)

    Toda raba por las kipporot, como ves las puse en la foto de la Januká quedaron muy bonitas. TAMI7

  • #2

    Russell (sábado, 14 julio 2012 01:05)

    will be restored before long

NUESTRO QR

Manuscritos Mar muerto
Manuscritos Mar Muerto
Rollo del Mar Muerto de Isaias
Rollo del Mar Muerto de Isaias
Códice de Beza
Códice de Beza

  VIAJE A JERUSALEM

CONSTITUCIÓN ESPAÑOLA

 

ART. 16.1 SE GARANTIZA LA LIBERTAD IDEOLÓGICA, RELIGIOSA Y DE CULTO DE LOS INDIVIDUOS Y LAS COMUNIDADES SIN MAS LIMITACIÓN, EN SUS MANIFESTACIONES, QUE LA NECESARIA PARA EL MANTENIMIENTO DEL ORDEN PÚBLICO PROTEGIDO POR LA LEY.


ART. 16.2 NADIE PODRÁ SER OBLIGADO A DECLARAR SOBRE SU IDEOLOGÍA, RELIGIÓN O CREENCIAS.

ART. 20.1.A SE RECONOCE Y PROTEGEN LOS DERECHOS: A EXPRESAR Y DIFUNDIR LIBREMENTE LOS PENSAMIENTOS, IDEAS Y OPINIONES MEDIANTE LA PALABRA, EL ESCRITO O CUALQUIER OTRO MEDIO DE REPRODUCCIÓN.