LA MÚSICA

La música instrumental en Israel

webs de musica israelita:

 

 

http://shma-israel.org/music.php

http://shma-israel.org/narrations.php

http://hebrewpsalms.org/es/index.php?PHPSESSID=dd7af656ff40216dcaa15b1c20e5d88e

 

La Música y los instrumentos en la época bíblica

 

A través del largo período histórico que abarca la Biblia, se encuentran muchas referencias a la música en la vida de sus pueblos y culturas. La música tenía lugar en casi todas las actividades de la vida del pueblo de Israel.

La más antigua referencia a la música se encuentra en la lista de los descendientes de Caín en el libro de Génesis:

Adá dio a luz a Jabal, de quien descienden los que viven en tiendas de campaña y crían ganado. Jabal tuvo un hermano Jubal, de quien descienden todos los que tocan el arpa y la flauta. (4.20-21, DHH)

 

La música y la danza estaban presentes en las celebraciones, tanto grandes como pequeñas, que marcaban los eventos importantes en la vida del pueblo hebreo. En las labores del campo los trabajadores cantaban para mantener el ritmo de su trabajo y completar a tiempo los deberes del día. Sin embargo, conforme Israel evolucionó de ser una sociedad tribal, nómada y pastoril hasta convertirse en una cultura urbana, la música cambió y se volvió más compleja e institucionalizada.

Esto es observable en el desarrollo del culto en Jerusalén. Cuando el arca fue instalada en Jerusalén un cuerpo oficial de músicos y cantantes entrenados se estableció para dirigir la adoración (1 Cr 16.4-7, 39-42). La música jugó un papel vital en la adoración en el templo de Jerusalén; en especial, los salmos ocupaban un lugar muy importante. Las frases que encabezan muchos salmos tales como «Salmo de Asaf» o «de los hijos de Coré» los relacionan con ciertos gremios de músicos, mientras que otros encabezados tales como «al líder: con instrumentos de cuerdas de acuerdo con el Seminit» pueden indicar cierta melodía en particular. Algunos títulos indican que el salmo es de un tipo particular tal como «de lamento». De hecho, el análisis de los salmos en sus diferentes «géneros» constituye un estudio importante en sí mismo.

Peregrinar a los lugares sagrados era una actividad común entre los israelitas. A lo largo del trayecto ellos cantaban cantos propios al tema de su peregrinación, tales como los «cánticos de las subidas» —Salmos 120 al 134— que exaltaban la oportunidad de «subir» a Jerusalén y adorar en el templo de Jerusalén, en Sión. Estos cantos estaban asociados probablemente con las tres grandes festividades agrícolas (Ex 23.17; Dt 16.16). Sin duda era muy impactante para el israelita común participar en la peregrinación y la adoración en el templo. Además era un evento con gran atractivo estético e importancia simbólica; por ejemplo, las trompetas representaban la autoridad de Elohím, su majestad y poder.

En algunos libros como Amós se indica que la música fue volviéndose más formal; músicos «profesionales» fueron contratados para formar coros y orquestas que servían en los diversos templos y lugares sagrados, y en el palacio. No obstante, la alta calidad de los músicos no representó necesariamente que la música fuera aceptada por Elohím. Durante la visita de Amós a Betel, él predicó en contra de la injusticia en esa sociedad y la vaciedad del culto en el templo de allí. El mensaje de Elohím a los adorantes fue:

Odio y desprecio las fiestas religiosas que ustedes celebran; me disgustan sus reuniones solemnes.
¡Alejen de mí el ruido de sus cantos! ¡No quiero oír el sonido de sus arpas! (Am 5.21, 23, DHH)

La sinagoga como institución parece haber comenzado durante el período de la cautividad en Babilonia. La palabra en sí significa «lugar de asamblea», y no implicaba necesariamente un edificio o lugar concreto —eso se dio más tarde, a mediados del siglo III a.C. El culto de la sinagoga fue adaptado del estilo del culto del templo, pero organizado y conducido por personas laicas, no herederos de la línea sacerdotal. Los servicios incluían lecturas de la Ley y los Profetas, Salmos, enseñanza, oración y la bendición final.

La destrucción del templo de Jerusalén en el año 70 d.C. provocó que los judíos desarrollaran nuevas formas de expresión musical. Para entonces ya se habían impuesto restricciones sobre el uso público de música y danza en la celebración del sábado. Como resultado del poder y la cultura grecorromana aumentaron aun más las restricciones. Sólo en Lucas 7.32 y en Mateo 11.7 se menciona específicamente el uso de la flauta y danza en las escruras Nazarenas, y el pasaje en Lucas lo menciona en el contexto de los juegos infantiles.

La música en la sinagoga cumplía una función de ayuda emocional y como instrumento en la enseñanza para el mantenimiento de la fe judía y el estilo de vida. Los coros del templo ya no existían y la música instrumental estaba prohibida en la sinagoga. Los salmos, las oraciones y las lecturas eran entonados en forma recitativa, es decir, se recitaban en un tono alto semejante a una letanía. El texto era cantado en una sola nota, con variaciones melódicas simples que indicaban la estructura gramatical. Probablemente los primeros creyentes de Yeshúa adaptaron a su propio culto lo que ya conocían de la música en la sinagoga, en la forma de salmos, himnos y cantos espirituales, cantando y alabando a YaH (Ef 5.19).

El servicio del culto de la sinagoga, tanto el canto de himnos como el canto coral, contribuyó al sentimiento emocional comunitario necesario para la edificación del nuevo movimiento nazareno. Muchos de los primeros creyentes solían congregarse en la sinagoga local y debían estar familiarizados con esa forma de culto. Ellos sabían los mismos himnos y fueron agregando nuevos cantos que reflejaban su  fe en Yahoshúa haMashiaj.

Las palabras de algunos himnos primitivos aparecen en las Escrituras nazarenas.  La narración de la natividad que aparece en el Evangelio de Lucas incluye el canto de Maríah (el Magnificat), el canto de Zacarías (el Benedictus) y el canto de Simeón (el Nunc Dimittis). Las palabras de otros himnos nazarenos primitivos se mencionan en algunas epístolas del NT (Flp 1.5-11, 1 Ti 3.16, 1 P 3.18-22). Encontramos otros fragmentos de himnos en Apocalipsis 4.1; 5.9-10, y los cantos de victoria y confianza en Apocalipsis 7.15-17; 11.17-18.

A medida que la Congregación mesianística crecía y el evangelio se extendía en otras culturas, se introdujeron otras influencias musicales. Sin embargo, hubo oposición contra la música instrumental y la danza, porque eran asociadas con las religiones paganas, los espectáculos del coliseo romano, la vida disipada y la inmoralidad. En los siglos subsecuentes los nazarenos mesiánicos no sólo han desarrollado formas musicales propias y de expresión distintiva, sino también han aprovechado las tradiciones musicales de muchas culturas. A través de las generaciones sucesivas los creyentes han discutido sobre los tipos de música y expresiones musicales apropiadas para el contexto de la palabra de Elohím y el culto a YHVH

 

Címbalos

 

Este instrumento de percusión llamado en hebreo Mesiltá¡im o Selselim, era muy similar a los címbalos modernos (2 Samuel 6:5; 1 Crónicas 15:28; 2 Crónicas 5:12 y 13). De acuerdo con 1 Crónicas 15:19, los címbalos para el Templo en Jerusalén fueron fabricados de cobre. 

La descripción que se incluye en Crónicas se ve complementada por diversos puntos de la Mishná judía, especialmente en Sukkot 5:5, que da una descripción de la Simjat bet ha-Shoevá ("Fiesta de la extracción del agua"): "y los levitas, con liras, arpas, 'Címbalos' y trompetas y otros innumerables instrumentos". Naturalmente este pasaje de la Mishná es de fecha posterior al destierro. También e n una tumba egipcia se encontró un par de címbalos que tal vez fuesen representativos de los címbalos bíblicos. Tienen cerca de 14 cms. de diámetro, con asas en el centro, hechos con una aleación de cobre con una diminuta cantidad de plata.

Pandereta

 

La pandereta ya se empleaba en tiempos patriarcales. La palabra hebrea para pandereta (Toph) también ha sido traducida por "Tamborín" en La Biblia de Jerusalén en Génesis 3:27. Este instrumento solía hacerse de piel de animal o pergamino, estirado por uno o ambos lados sobre un armazón de madera o metal, teniendo probablemente unos 25 centímetros. de diámetro. En vista de su empleo festivo, algunos modelos podrían haber tenido pedazos de metal o tal vez cascabeles sujetos a los laterales. 

El Salmo 150:4 y 5, en parte dice: "...Alábenlo con la pandereta... Alábenlo con los címbalos de sonido melodioso... Alábenlo con los címbalos de sonido estruendoso". Por esta cita, se indica la posibilidad de que en Israel se conociesen más de un tipo de címbalos. Posiblemente los címbalos de sonido melodioso fuesen de un diámetro menor que los de sonido estruendoso, de ser así, los que aparecen en el sello deben ser estos últimos dado el considerable tamaño y la forma de ser percutidos muestra que deberían tener un elevado peso. 

Las mujeres de Israel especialmente se acompañaban de panderetas en el canto y la danza como podemos visualizar por los textos de Éxodo 15:20, Jueces 11:34 y 1 Samuel 18:6. También la pandereta estaba muy ligada a la alegre perspectiva de Israel, cuando llegase la época de su restauración. Jeremías 31:4.

 

Cuerno

 

El Shohphar hebreo, o el cuerno de carnero, era un instrumento bíblico de señal de advertencia y que también aparece en el Libro bíblico de Josué en el capítulo 6 versículo 5, pero aqui llega a emplearse la palabra hebrea "qéren" para indicar a un instrumento de viento, "el cuerno de carnero" (Josué 6:4). No obstante la palabra que casi siempre es empleada para designar a instrumento de advertencia es "Shohphár", como en el mismo texto de Josué 6:5, en donde aparece en la frase "al sonido del cuerno". Se ha sugerido que qéren era una designación general para los instrumentos de viento, sin referirse para nada al tipo de material empleado, al tiempo que Shohphár especificaba una clase determinada de qéren. Algunos eruditos asocian el nombre Shohphár con una raíz hebrea que significa "brillante" o "Claro", cualidad tonal que hacía de este instrumento un uso perfecto para las maniobras de guerra. (Jueces 3:27; 6:34; 2 Samuel 2:28; Joel 2:1; Sofonías 1:16).

En caso de ataque enemigo, el Shohphár emitía el aviso correspondiente. (Nehemías 4:18 y 20). Siendo precisamente un instrumento de advertencia en batalla, el sonido de 300 cuernos, bajo circunstancias normales, indicaría un ejército de considerable tamaño. Así, cuando los madianitas escucharon el toque de los shohpharot de todos los 300 guerreros del juez Gedeón, "el campamento se puso a huir", asolado de terror (Jueces 7:15-22). 

 

Trompeta

 

Números 10:10 en parte dice: "... y en día de regocijo y en tus períodos de tiesta y en los comienzos de los meses, tienen que tocar las trompetas." 

La trompeta (Héb., hhatsotseráh) tiene su notable historia antes de que Israel levantase campamento en el desierto por vez primera, fue allí donde Elohím ordena a su profeta que haga "dos trompetas de plata... obra batida" (Números 10:1-10,13). Aunque no se establezca ninguna otra descripción del instrumento, monedas de la época de los Macabeos, así como el relieve en el Arco de Tito en Roma, representan las trompetas usadas en el templo como teniendo, en este último caso, unos 45 a 90 cms. de largo, siendo rectas y terminando en un pabellón. Josefo, historiador judío-romano del siglo I de nuestra Era, declara que había una ligera dilatación cerca de su embocadura, y que el agujero era sólo un poco mayor que el de una flauta, lo que probablemente produciría un tono estridente, alto. En la inauguración del templo de Salomón, sonaban unas 120 trompetas. 2 Crónicas 5:12. 

 

Arpa

 

El Salmo 150:3, en parte dice:"... Alabadle con arpa..."
El nombre "Arpa" se traduce del vocablo hebreo llamado Kinnóhr, que es el nombre del primer instrumento musical que la Sagrada Escritura menciona (Génesis 4:21). En las 21 de las 42 veces que kinnóhr aparece en el texto, los traductores de la Septuaginta o Versión de los LXX la vierten por la palabra griega Kithára.


Dado que el arpa era esencialmente un instrumento agradable de júbilo, su sonido cesaba en épocas de juicio o castigo (Salmo 81:2; Ezequiel 26:13 y vea también Isaías 24:8, 9). Entristecidos por su cautiverio en Babilonia los israelitas exiliados no sintieron inclinación alguna por tocar sus arpas, sino que las colgaron de los chopos o sauces junto a los ríos de Babilonia. 


Arpa o Nével del Instituto del Templo en Jerusalén. Al lado pintura de Marc chagall en un sello israelí especial representando al Rey David tañendo su  Apa o Nevel

 

Cítara

 

El nivel moral más elevado de los hebreos de la antigüedad, ejemplificado en la poesía de la Sagrada Escritura, da a comprender que la música en el Israel de tiempos bíblicos era por mucho la más sublime, transcendiendo en calidad, a la de varias naciones circunvecinas. Existe un bajorelieve asirio en el que se muestra al rey Senaquerib exigiendo del rey Ezequías de Judá, el pago tributario bajo las especies de varios músicos israelitas lo que da prueba de lo antedicho. 


Por el momento, no hay certeza absoluta para poder decir que el vocablo hebreo "Nével" corresponda con la cítara que en el sello aparece. De cualquier forma, El "Qitharós" aparece en el texto de Daniel 3:5, 7, 10 y 15, para designar a uno de los instrumentos de cuerda, de la orquesta del famoso rey Nabucodonosor de Babilonia.

Sistro

 

Sistro, en hebreo se denomina menaanim <plural), se traduce de manera variada, como "Castañuelas" (Versión Popular), y también "Cornetines", según la Versión Autorizada del rey Jaime de La Gran Bretaña, Francia e Irlanda, de 1611. 

La palabra hebrea Menaaním. solamente ocurre una vez en las Sagradas Escrituras, y, al parecer, se deriva de una raíz hebraica que significa "ser sacudido" (2 Samuel 6:5). Debido a que el Sistro era percutido mediante ser sacudido; muchos lexicógrafos e historiadores modernos están a favor de esta traducción adoptada también por algunos traductores como Jerónimo en su La Vulgata Latina. 

El Sistro por lo general consistía en una pequeña caja o armazón metálico ovalado, unido a una extremidad. El instrumento completo variaba desde cerca de 20 cm. a unos 46 cms. de largo; conforme se puede apreciar por las piezas arqueológicas existentes.

El armazón del Sistro contenía un pequeño número de astas horizontales del metal medio sueltas, que al agitar el instrumento, producían unos agudos y prolongados sonidos tintineantes. Las astas horizontales podrían haber tenido diferentes longitudes para poder, de esta manera, emitir una serie de sonidos musicales en tonos diversos. 

Otro tipo de Sistro estaba provisto de anillos en las astas, los cuales retintineaban al ser agitado. Aunque la única referencia bíblica a la utilización del Sistro se refiere a una gran celebración; fuentes tradicionales judaicas declaran que el Sistro era usado también en ocasiones tristes por plañideras israelitas.

FLAUTA

 

La historia bíblica de la flauta se remonta a épocas antidiluvianas. Fue precisamente en la séptima generación, que Jubal el hermano de Jabal e hijo de Lamec y de una de sus dos esposas, llamada Ada, llegó a ser "el fundador de aquellos que manejan el arpa y el caramillo" (una especie de flautilla de sonido agudo). Este hecho bien podría describir, no sólo la invención de los primeros instrumentos musicales, sino también el establecimiento de una especie de profesión musical. Génesis 4:21. 

La palabra flauta se traduce del término hebreo "HhalíI" (1 Samuel 10:5) procede de una raíz hebrea de la cual se cree que Hhalíl se derivó, significa "horadar", o bien, "perforar", y puede referirse al proceso usado para confeccionar una flauta simple, removiendo el meollo de una caña de Bambú o bien de hueso o marfil, y entonces, perforaría a intervalos apropiados. 

Inscripciones egipcias indican la existencia de gran variedad de instrumentos musicales semejantes a flautas. Uno de los tipos de flautas usadas en tiempos bíblicos era la de posición oblicua, con la boquilla a un lado del instrumento. También se usó la llamada flauta doble

 

NUESTRO QR

Manuscritos Mar muerto
Manuscritos Mar Muerto
Rollo del Mar Muerto de Isaias
Rollo del Mar Muerto de Isaias
Códice de Beza
Códice de Beza

  VIAJE A JERUSALEM

CONSTITUCIÓN ESPAÑOLA

 

ART. 16.1 SE GARANTIZA LA LIBERTAD IDEOLÓGICA, RELIGIOSA Y DE CULTO DE LOS INDIVIDUOS Y LAS COMUNIDADES SIN MAS LIMITACIÓN, EN SUS MANIFESTACIONES, QUE LA NECESARIA PARA EL MANTENIMIENTO DEL ORDEN PÚBLICO PROTEGIDO POR LA LEY.


ART. 16.2 NADIE PODRÁ SER OBLIGADO A DECLARAR SOBRE SU IDEOLOGÍA, RELIGIÓN O CREENCIAS.

ART. 20.1.A SE RECONOCE Y PROTEGEN LOS DERECHOS: A EXPRESAR Y DIFUNDIR LIBREMENTE LOS PENSAMIENTOS, IDEAS Y OPINIONES MEDIANTE LA PALABRA, EL ESCRITO O CUALQUIER OTRO MEDIO DE REPRODUCCIÓN.